Solidaridad con la Minga Social del Suroccidente

Desde la Red Nacional en Democracia y Paz (RNDP) apoyamos las iniciativas de paz e inclusión social, exigimos que se garantice los derechos de la ciudadanía y hacemos un llamado al respeto por la vida y dignidad humana. Por ello, rechazamos las acciones violentas y de confrontación perpetradas por la Fuerzas Pública en respuesta a la Minga Social del Suroccidente que se moviliza por la defensa de la vida, el territorio, la democracia, la justicia y la paz. Estas acciones represivas del Estado atentan contra la vida de líderes, lideresas y diversas comunidades.

Nos unimos para exigir al Gobierno colombiano, y a sus agentes armados, que cumpla con los estándares nacionales e internacionales que regulan el derecho fundamental a la protesta social y pacífica. Las exigencias de las diferentes comunidades indígenas, sectores sociales y populares que confluyen en la Minga Social del Suroccidente son legítimas. Es deber del Gobierno actual respetar los acuerdos concretados con Ministras/os y delegadas/os de los gobiernos anteriores que han sido incumplidos.

Más de 15.000 mingueros y mingueras de diversas regiones del Cauca, Valle del Cauca, Putumayo, Caldas, Huila y otros departamentos del país se han desplazado hasta los cinco puntos de concentración en Cauca. Las autoridades, las organizaciones sociales, los sectores populares y las comunidades concentradas en la Minga Social del Suroccidente hacen un llamado legítimo al Presidente de La República, Iván Duque Márquez, para dialogar sobre lo pactado y poder trabajar juntos para avanzar en los acuerdos.

Cabe destacar que la minga es un espacio que permite la pedagogía de vida, el diálogo y la escucha mutua. Un espacio para caminar hacia un país con esperanza y lograr un progreso socioeconómico que sea sostenible, en beneficio de todas y todos los colombianos. La minga es una expresión ciudadana necesaria para salvar vidas y construir una Colombia en paz con democracia y justicia social.