Quiénes somos

Visión de la RNDP

En el año 2025 somos una red de organizaciones e instituciones sociales y eclesiales con reconocimiento en el ámbito local, regional, nacional e internacional en la defensa de  los derechos, el territorio, medio ambiente; en la promoción de la democracia y construcción de ciudadanías; y en el  fortalecimiento del tejido social como un aporte a un país en paz y con justicia social.

Objetivo de la RNDP

Fortalecer el tejido social de comunidades a través de la articulación y posicionamiento de acciones sociales, culturales, políticas, ambientales y de género para la construcción hacia una cultura de paz, una democracia participativa con justicia social y defensa del medio ambiente.

Líneas de acción

  • Construcción y pedagogía para la paz
  • Comunicación para la movilización social
  • Exigibilidad, protección y restablecimiento de los derechos
  • Apropiación y defensa del territorio y del medio ambiente
  • Democracia y construcción de ciudadanía.

¿Qué es la RNDP?

Somos una red que articula organizaciones sociales y eclesiásticas a nivel local, regional y nacional que trabaja en favor de la articulación y posicionamiento de acciones sociales, culturales, políticas, ambientales y de género para la construcción hacia una cultura de paz, una democracia participativa con justicia social y defensa del medio ambiente.

¿Qué hace la RNDP?

Apoyamos el trabajo de instituciones y organizaciones sociales y eclesiásticas en todo el territorio nacional con el fin de atender las problemáticas sociales, ambientales, políticas, culturales y económicas desde escenarios locales y regionales para visibilizarlos en todo el país.

Historia

La Red Nacional en Democracia y Paz (RNDP) tiene su origen en las Escuelas de Formación en Democracia y Paz, impulsadas desde 2003 por la Corporación PODION, y en las Escuelas de Convivencia Pacífica y Solidaria que, por la misma época, desarrollaban las Pastorales Sociales del suroriente del país.

En paralelo, ambas experiencias daban respuesta a las necesidades de diferentes comunidades del país de cualificar a sus miembros e instituciones en el manejo democrático de conflictos, en derechos humanos y derecho internacional humanitario y en acompañamiento psicosocial a las víctimas, con los objetivos de fortalecer la sociedad civil y reconstruir el tejido social.

Esta articulación regional “espontánea” comenzó a formalizarse a mediados de 2007, cuando 32 de las organizaciones beneficiarias de las capacitaciones de ambas escuelas decidieron integrarse y organizarse por nodos regionales para potencializar el impacto de su trabajo.

Así se dio inicio a la Red Nacional en Democracia y Paz (RNDP), una red que trabaja en todo el país a favor de la construcción de una paz negociada y duradera, la justicia social, la defensa del medio ambiente, el fortalecimiento de procesos democráticos y la promoción y defensa de los DD.HH en Colombia.

La potencia de la red:

Una de las primeras acciones realizadas por la RNDP, en 2008, se llevó a cabo en Puerto Gaitán (Meta), cuando los indígenas Sikuani que habitan la región fueron conminados a desplazarse de su territorio por un grupo de personas que decía tener títulos de propiedad sobre las tierras que los indígenas habitaban hace más de 70 años.

Un día, al volver de una ceremonia religiosa en la que participaba toda la comunidad indígena, los Sikuani encontraron sus viviendas quemadas. De inmediato, las organizaciones que entonces conformaban la RNDP en la región y otras más, convocaron acciones de solidaridad a favor de la comunidad y de incidencia ante las autoridades regionales y nacionales para que protegieran los derechos de la comunidad indígena.

Ante la presión ejercida por las organizaciones locales y nacionales de la RNDP y de otras que se sumaron a esta convocatoria, así como del apoyo de los medios de comunicación, el INCODER revisó la adjudicación de los títulos y reconoció vicios de procedimiento. Esto obligó a reversar los títulos de propiedad que había emitido a nombre de tres nuevos propietarios no indígenas.

La rápida reacción de las organizaciones de la zona que lograron visibilizar, a través de la red y otras organizaciones, el hecho de violencia; la articulación y coordinación de las diferentes organizaciones para que ejercieran acciones de incidencia ante distintas autoridades; y la consecución de nuevos aliados, en escenarios mucho más amplios, permitieron resolver, de manera pacífica, este conflicto que amenazaba a la comunidad Campana del resguardo Awaliba de Puerto Gaitán, en el departamento del Meta.