Paz y Seguridad en Bogotá: Transformaciones y Perspectivas Después del Conflicto Armado

Las ciudades están en el centro de las actuales dinámicas de seguridad y violencia en Colombia. Esto implica un fuerte contraste con relación al rol secundario del tema urbano en el proceso más importante para la seguridad en Colombia en los últimos años: el acuerdo de paz que
terminó el conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP).

Aunque este conflicto se centró fundamentalmente en las áreas rurales, su economía política se concentró y generó importantes efectos en las ciudades, en forma de grupos de apoyo, rutas cercanas y puntos de venta de cocaína, lavado de dinero y una variedad de grupos
armados ilegales que se alimentaban de la riqueza creada por el tráfico transnacional de drogas y el consumo interno creciente en años recientes.1 La capital, Bogotá, así como otras ciudades medianas y grandes vinculadas a ella, enfrentan el desafío de diseñar políticas
de prevención e intervención contra las redes delictivas y las vulnerabilidades socioeconómicas que permiten dinámicas de violencia e inseguridad.

Las implicaciones de estas amenazas no siempre se manifiestan a través de asesinatos y desplazamientos, que tienden a ser aspectos más visibles de la inseguridad en las ciudades. Cuestiones de seguridad como el crimen organizado tienen implicaciones a largo plazo
para el desarrollo socioeconómico de Bogotá y la gobernanza de espacios marginados, dándole una nueva mirada a retos que la capital ya venía enfrentando, por lo menos desde los años noventa.

Descargue el libro aquí