Informe sobre la situación de los derechos humanos a líderes y lideresas sociales en Colombia

Escribir sobre la violencia sociopolítica en contra de líderes/as sociales y defensores/as de Derechos Humanos e integrantes de FARC y familiares en tiempos de implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, y del acuerdo de “cese al fuego y de hostilidades de carácter temporal y bilateral entre el Gobierno Nacional y el ELN”, indudablemente nos lleva a reflexionar y sentir desde nuestro quehacer diario.

El acuerdo que plasmó la solución política del conflicto armado entre el Gobierno Nacional y las FARC EP, así como los ciclos de dialogo entre el Gobierno y el ELN, son motivo de regocijo y esperanza, “han llevado a la disminución considerable de los indicadores de violencia. La tasa de homicidios en 2017, fue la más baja de los últimos 42 años (24 homicidios por cada 100.000 habitantes).

El Estado reconoce que la firma del Acuerdo de Paz no es la paz en sí misma, sino un paso necesario y definitivo para la construcción de una
sociedad más justa y equitativa”. La disminución de más del 98% de combatientes heridos y/o amputados que llegaban a los hospitales del país, y en consecuencia que se disminuyera la sangre, el dolor y las lágrimas para familiares y comunidades que padecieron los rigores del conflicto. No obstante, de los aspectos positivos en materia de Derechos Humanos, hoy existe una discusión por los niveles de implementación normativa y territorial de lo pactado.

 

Descargue el documento aquí