Embrión de futuro en tres actos

Por: Jaime H. Díaz, Director de Corporación PODION, nodo centro sur

En tres domingos del primer semestre de 2018 los ciudadanos colombianos se manifestaron y decidieron con su voto quienes los representarían en las más altas instancias de los poderes legislativo y ejecutivo del país. Con ello estaban modelando de alguna manera el futuro entre los años 2018-2022. Enorme responsabilidad en medio del miedo y la esperanza, de las mentiras y las propuestas.

Primer acto

El 11 de marzo los colombianos llegaron a las urnas para elegir senadores y representantes al Congreso. No se puede decir que hubo un revolcón, pero existen novedades, tanto en Senado como en la Cámara habrá en su mayoría nuevas caras, sin embargo no siempre son de renovación puesto que muchas representan a casas políticas que pretenden reencaucharse con parientes y fichas  cercanas más jóvenes. La abstención aunque bajó, la menor desde 1990, superó en porcentaje a los votantes, situándose en 51.73%. El tarjetón, extenso y  complicado contribuyo a un altísimo guarismo de votos inválidos, 1.987.173, de 17.617.251 votantes, es decir supera con creces a la ciudad con más votos, Bogotá, con 1.080.638.

En muchas regiones, la compra venta de votos sigue siendo una constante, se constriñe al elector, se compra su voto y se le engaña, se trasladan  votantes, las sumas y restas en las mesas de votación no son extrañas. Los muertos resucitan y los “vivos” hacen su agosto. Pero también ha crecido el voto de opinión, el voto libre, pensado y responsable. Muchas organizaciones trabajaron arduamente  realizando pedagogía electoral. La violencia que rodeaba la contienda electoral prácticamente ha desaparecido  como fruto de los acuerdos entre Gobierno y Farc y también del cese al fuego establecido por el ELN.

Para el Senado el voto es nacional y podría decirse que es más libre, para Cámara es Departamental y suele estar más “amarrado” a casas políticas. No cabe duda que el Congreso elegido es en su mayoría de derecha. En el Senado sumados Centro Democrático (extrema derecha, partido del ex­-presidente Uribe), Cambio Radical, Conservador, La U y un importante sector Liberal, constituyen una mayoría de derecha temible.

En la Cámara el partido Liberal sigue siendo el mayor con 35 Representantes, sin embargo el Centro Democrático pasó de 19 a 32 y Cambio Radical de 16 a 30, no importando el manto de corrupción y  clientelismo que cubre a muchos de sus miembros.

 

Descargue el documento aquí