Ecología política de agricultura

La agricultura gravita en un juego de relaciones de poder que no ha sido abordado suficientemente por la ecología política y el pensamiento ambiental. Si bien es cierto que existen muy buenos estudios de caso documentados desde este campo de conocimiento, y que hay excelentes despliegues que tocan el tema, a la fecha existen pocos trabajos que hayan tratado de articular, con la especificidad necesaria, las herramientas teóricas que la ecología política toma prestadas de otras disciplinas, para desentrañar y esclarecer los orígenes de los discursos, prácticas y supuestos culturales que explican los conflictos y antagonismos existentes en una de las actividades que más ponen en tensión las condiciones que hacen posible la reproducción de las tramas de la vida. La agroecología, por su parte, ha sido la materia que más asiduamente ha abordado la dimensión del poder en la agricultura.

Sin embargo, existe una tendencia a verse a sí misma como una vía alternativa para el desarrollo rural y el desarrollo sostenible. Lo anterior podría atribuirse a que, desde el entramado conceptual propio de la agroecología, no es fácil ver que “el desarrollo” es un proyecto cultural de la modernidad capitalista, el cual, durante más de medio siglo, y bajo el pretexto de mejorar la vida de las poblaciones, ha terminado por incorporar la vida de la gente en los cálculos políticos, para funcionalizarla según las dinámicas de la acumulación de capital.

 

Descargue el documento aquí