Panorama de violaciones al derecho a la vida, libertad e integridad de líderes sociales y defensores de derechos humanos

El presente informe ha sido elaborado con base en los registros del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) y de la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), en un ejercicio de aproximación a este fenómeno. De ninguna manera pretende dar cuenta de la totalidad de casos ni abarcar la totalidad de una realidad que seguramente excede a este informe en lo cualitativo y en lo cuantitativo, tan solo es una aproximación al fenómeno abordado teniendo en cuenta algunos elementos comunes identificados; es un informe que se construye sabiendo que en el Estado y en la sociedad civil es necesario que se fomente la conciencia de que en el país, de tiempo atrás y de manera generalizada, se han venido violando los derechos fundamentales de un importante grupo de personas comprometidas con la defensa de los derechos humanos, personas cuya actividad se encamina hacia la construcción de una sociedad más justa y equitativa orientada a la garantía de una vida digna para sus miembros.

El fenómeno abordado en este informe no es nuevo, ya en 1997 las violaciones de derechos humanos a líderes sociales y defensores de derechos humanos se mencionaban en la Directiva Presidencial 011 de ese año, firmada por el presidente Samper. La Corte Constitucional, por su parte, en la Sentencia T-590/98, identificó un estado de cosas inconstitucional sobre un defensor de derechos humanos y la obligación de la debida protección por parte del Estado. A 20 años de esa primera directiva, la violación de derechos humanos, la estigmatización y la difamación persisten. Urge que los entes estatales responsables develen quiénes y por qué están agrediendo y asesinando a los defensores de derechos humanos y líderes sociales. Asimismo, es necesario romper con la impunidad reinante. El Estado y la sociedad civil deben garantizar que líderes sociales y defensores de derechos humanos puedan ejercer su trabajo, libres del terror que implica ser asesinados, desaparecidos, amenazados, encarcelados injustamente, hostigados o estigmatizados.

 

Descargue el informe aquí