Comunicado a la opinión pública: Diócesis de Tumaco

Por: Diócesis de Tumaco (miembro de la RNDP del nodo suroccidente)

San Andrés de Tumaco (Nariño), 29 mayo 2015. La Diócesis de Tumaco manifiesta una gran preocupación por los recientes hechos sucedidos en el casco urbano del Municipio de Barbacoas. Aproximadamente a las 3:00 de la tarde, el 22 de mayo del 2015, cayó un artefacto explosivo a la zona de residencia de los sacerdotes de la Parroquia Santa María. Ellos acababan de salir de esas habitaciones cuando se dio la explosión. El artefacto explosivo, según fuentes policiales, fue activado accidentalmente por un policía y dañó el techo y cielo raso de las habitaciones de los sacerdotes que quedaron llenas de esquirlas. También dañó su capilla personal.

Tras el hecho el Señor Obispo Monseñor Gustavo Girón Higuita se desplazó desde Tumaco al lugar y sostuvo una reunión con las Fuerzas Militares y Policiales. Manifestó su preocupación argumentando que la cercanía de la base de la Policía y Ejército a la casa cural es un riesgo gravísimo para los sacerdotes y también para la población civil. Por lo tanto solicitó verbalmente que para proteger a la población civil, las bases de Militares y Policía salgan del lugar actual, ubicado en el centro del pueblo, junto a la casa cural y junto al parque principal donde diariamente juegan muchos niños y es lugar de paso con mucho tránsito de civiles.

Ejemplo de ese peligro es que en ese mismo lugar ya han sucedido otros casos en los cuales grupos armados han lanzado artefactos explosivos contra las bases de la Fuerza Pública poniendo en grave riesgo a los civiles y afectando la casa cural y otras estructuras del Municipio (septiembre 2012, 2 abril 2014 y otras en el 2013). Hechos como estos también han ocurrido en otros lugares del Pacífico nariñense: en Tumaco, el 2 de febrero del 2012, una bomba colocada en la sede de la Policía, ubicada en el centro de la ciudad mató a 7 civiles, dos policías y causó 63 heridos. En la vereda Chilví de Tumaco un ataque en el 2012 contra la estación de Policía destruyó la Institución Educativa, ubicada junto a la misma. También en La Guayacana, Espriella, El Charco, Roberto Payán y Altaquer han sucedido hechos similares debido a que las estaciones militares y de policía están en medio de la población civil.

Además manifestamos nuestra gran preocupación por el recrudecimiento del conflicto armado en Tumaco. El sábado 23 de mayo de 2015 en el barrio Exportadora de Tumaco un artefacto explosivo fue lanzado sobre las 11:00 pm a una patrulla de Policía, causando un policía muerto y dos más heridos. El día 26 de mayo de 2015 a las 12:30 pm en el CAI del barrio Panamá explotó un artefacto explosivo sin causar heridos. El mismo día en horas de la noche hubo otros dos artefactos explosivos, uno en el CAI del barrio La Ciudadela y otro en el viaducto al Puente del Morro, dejando dos soldados heridos. En la madrugada del 27 de mayo hubo otro artefacto que explotó en el CAI de Panamá. Eso hace que la población de Tumaco esté atemorizada, afectada en su movilidad y varias comunidades y organizaciones se hayan visto obligadas a suspender actividades sociales.

Los últimos hechos acontecidos en Tumaco los últimos días, aumentan nuestro grado de preocupación de que se vuelvan a repetir hechos como el del 2 de febrero del 2012 donde la población civil fue víctima del conflicto armado.

PETICIONES

A la Presidencia de la República y al Ministerio de Defensa de Colombia tomen las decisiones pertinentes para que las estaciones de Policía y Militares que están en medio de la población civil sean reubicadas en lugares donde no pongan en peligro la vida de los civiles.

A todos los actores armados (Fuerza Pública, Paramilitares, FARC-EP, ELN) no ocupar lugares civiles, escuelas, iglesias y bienes privados, dado que eso pone en riesgo de ataques a la población civil.

A la Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Personería, Fiscalía y Contraloría que adopten medidas pertinentes de manera urgente para salvaguardar el derecho a la vida, la integridad física del Municipio de Barbacoas y de la costa Pacífica nariñense.

A todos los actores armados que con sus ataques y prácticas de guerra no pongan en riesgo a la población civil y que lo antes posible se llegue a un fin del conflicto armado por medio del diálogo para iniciar la construcción de la paz.

A la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos hacer el seguimiento a tan lamentables hechos e instar a las instituciones gubernamentales al respeto de los derechos humanos.

Diócesis de Tumaco (Nariño)